TEMPORADA OSCYL 15 2018–2019 TURNO 1

OSCyL

Comprar entradas
- Sala Sinfónica
12 / 17 / 22 / 27 / 32 / 35 €

Orquesta Sinfónica de Castilla y León
Lucas Macías director
Emmanuel Pahud flauta
Clara Andrada flauta


Ferruccio Busoni
Divertimento para flauta y orquesta en si mayor, op. 52

Carl Reinecke
Concierto para flauta y orquesta en re mayor, op. 283

Doppler, Franz y Karl
Fantasía sobre temas de Rigoletto,  de Giuseppe Verdi, op. 38

Hector Berlioz
Sinfonía fantástica, op. 14


Hoy día es difícil encontrar una identificación tan perfecta entre músico e instrumento como la que se produce entre Emmanuel Pahud y la flauta, que ha llevado al estrellato después de una trayectoria increíble: fue el músico más joven en ingresar en la Filarmónica de Berlín y ha grabado todo el repertorio habitual para travesera. Las críticas siempre denotan el asombro que produce este músico: “Hizo alarde de delicados pianísimos súbitos (…). La cadencia, brillante, se convirtió en una exhibición” (Doce notas, 2014).

La salmantina Clara Andrada, pese a su juventud, ya exhibe un currículum tan envidiable que destaca dentro de su generación. Ha actuado como solista junto a directores como Haitink, Harnoncourt, Maazel, etc. Se trata de una primera figura internacional que ha sido muy elogiada por la crítica (“Flautista con sonoridad de ensueño”, Diapasón) y que estudió con Pablo Sagredo, titular en la OSCyL, y el propio Pahud en Ginebra. La colaboración en este concierto es todo un símbolo de excelencia entre distintas generaciones, y realmente supone un hito que podamos disfrutar de estos maravillosos músicos a la vez en el escenario del CCMD gracias a la obra de los hermanos Doppler. Antes a buen seguro habrán maravillado con las piezas de Busoni y Reinecke.

La carrera de Lucas Macías como director ha despegado con fuerza, y promete igualar sus logros como oboísta (titular de la Real Orquesta del Concertgebouw). Aquí tendrá que ingeniárselas para acompañar a solistas inconmensurables, y sobre todo aportar personalidad a algo tan referenciado como la Sinfonía fantástica de Berlioz, obra personal a la que suele costar encontrar ese punto de trabazón entre tanta genialidad.