Temporada OSCyL 6 2017-2018 Turno 1

OSCyL

Comprar entradas
- Sala Sinfónica
12 / 17 / 22 / 27 / 32 / 35 € • Fila OSCyL 50 € / Abonados OSCyL 40 €

Orquesta Sinfónica de Castilla y León

Lionel Bringuier, director

Maria João Pires, piano


Ludwig van Beethoven (1770-1827), Concierto para piano n.º 5 en mi bemol mayor, op. 73, «Emperador»

Richard Strauss (1864-1949), Así habló Zaratustra, op. 30


Maria João Pires es una artista que trasciende el ámbito de la música clásica para convertirse en un verdadero mito, admirado por expertos y novatos, por aficionados y curiosos, por académicos y legos. Sus grabaciones de Mozart y Chopin han marcado épocas discográficas, y han creado verdaderas tendencias, de una manera similar a lo que hizo Maria Callas con el bel canto o Cecilia Bartoli con Vivaldi: después de ellas ya nada ha sido (ni puede ser) igual. Ganadora de una innumerable cantidad de premios (la revista Gramophon señaló su versión de los Nocturnos de Chopin como la mejor de la historia), su delicado estilo interpretativo y su inteligencia la han llevado a destacar en obras clásicas y del primer Romanticismo, como es el caso que nos ocupa: el celebérrimo «Emperador» de Beethoven, que la portuguesa llevará a su terreno para dotarlo de matices inesperados.

Después de su paso como titular de la OSCyL, Lionel Bringuier ha seguido con una carrera internacional jalonada por destacables éxitos. Hoy es titular de un conjunto tan importante como la Orquesta de la Tonhalle de Zúrich, y ha grabado comercialmente para los sellos Timpani y Erato con orquestas de prestigio, como la Filarmónica de la Radio de Francia.

En la segunda parte de este programa se enfrentará a todo un clásico para gran orquesta: Así habló Zaratustra, de Richard Strauss. Se trata de una composición en la que resulta fundamental la precisión del sonido y la ligereza en las texturas orquestales, algo que entra dentro de las características de Bringuier como alumno del gran Zsolt Nagy en el Conservatorio de París, cuyas enseñanzas resultan muy reconocibles en el de Niza. Y es que, más allá del ubicuo Amanecer, Zaratustra es una obra cuya gigantesca entidad es difícil de aprehender, porque debe combinar esa claridad orquestal con profundidad filosófica, narración, colorido, contraste y una planificación exhaustiva.